domingo, 15 de septiembre de 2013

Pesadilla






 
De repente la tarde se vistió de nostalgia,
en el salón a solas inquieta me movía,
me seguía mi sombra,
resonaban mis pasos.
La ventana opaca, las macetas marchitas,
había sol y sin embargo,
todo era penumbra.
La cocina silencio,
soledad en la alcoba,
me sentí levitando,
me invadió el frío,
nadie, solo yo habitaba
aquella impresionante pesadilla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...