martes, 22 de marzo de 2011

Mandala por el Mundo


Somos supervivientes de un naufragio colectivo, actores en un mismo escenario, representantes de diversos dramas y comedias que escenificamos en el día a día.

Somos carne y sangre que envuelve a un esqueleto, único fragmento nuestro que traspasará las barreras del tiempo.

Vanidades, mentiras, falsedades, infidelidades, soberbia, envidias, perfidias y dobleces, son murallas con las cuales nos abatimos a diario en fiera lucha.

Persiguiendo la supervivencia una y otra vez se cruzan en nuestro camino esas murallas que logran a veces abatirnos, tal es su poder aciago.

Solemos combatirlas con otras diametralmente opuestas, bondad, verdad, humildad, esperanza, bondad… Son armas de muchos, al final, vencen a las nefastas, solo que a veces, cuando arriba la victoria, el daño ha hecho tan profundos estragos, que es casi imposible la recuperación.

La verdadera magia está en la tenacidad, la constancia y tesón que pongamos a la vida, suele premiarnos.

Miremos con fe al futuro, si es que pudiésemos albergar en nuestro camino un mañana, marchemos limpia la mirada y leve la conciencia, sin cúmulos pesados que hagan lenta la marcha y difícil el arribo cuando llegue ese momento que aunque temamos, a todos llegará.

Si tuviésemos abierta la mente a esta certeza, es posible que encaminásemos la vida por derroteros diferentes, lo perjudicial es la negación absoluta a esa realidad, hay seres que se convierten en ídolos de si mismos, marionetas de la soberbia y la ironía, arrogantes que van por la vida pretendiendo pisotear a los demás, sembrando a su paso, insolencia y altivez.

Réquiem por ellos y por nosotros, por los poderosos que declaran al mundo una guerra, posesionados de fama, bienes o poder, que a sus estrechas mentes hacen esclavas. Por Nosotros, por todos, por los que padecen el dominio, por los que mueren en medio de terribles padecimientos.

Clemencia y misericordia por el mundo, por las naciones en guerra, por los pueblos abatidos por fenómenos naturales.

En que pobre manada convertimos a la humanidad.

4 comentarios:

  1. Muy buena reflexion salida de una mente sabia...me ha gustado y la comparto...un besote

    ResponderEliminar
  2. Hermoso! La impresión es que gira, como el mundo.

    Un abrazo Miuris y ojalá nos ayude.

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razon....
    Por cierto soy Perfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  4. Fibo, Mariela, Pérfida Canalla

    Agradezco sus palabras y les envío toda la corriente positiva de un buen mandala.

    Abrazos

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...