Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 6 de marzo de 2011

Lamentos de una rosa

Era una rosa escapada del jardín,

perdida en el agua estancada de un vaso

contaba el ir y venir de sus horas vacías

y caían sus pétalos quemados por la angustia.

Sufría la delicada flor,

perdida en el naufragio

que la sumía en una eterna noche,

sin jardinero, sin rocío.

Que ganas tengo de evadirme, decía,

ganas de volar y ser botón en flor,

deseos de perderme y renacer

en otro jardín, otro huerto,

ansias de capturar mi aroma

y recoger de nuevo mis colores.

De repente silencio,

la rosa se replegó en su corola

y lentamente,

uno por uno, sus pétalos caían,

semejando un rosario

de lágrimas tenaces,

era como un lamento que de la tierra,

al cielo se elevaba.

14 comentarios:

  1. Lástima de esta rosa perdida, pero ninguna rosa es comparable a tu sensibilidad. Querida Miuris, te dejo con la cita de Tagore:

    "Aunque le arranques los pétalos, no quitarás su belleza a la flor"

    Recibe un cálido saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola querida Miuris, que panorama mas triste el de esa rosa, pero yo soy de los que creen que ninguna rosa debe estar sin su amado jardinero, que la mime y le de todo el amor que se merece una linda rosa. Que tengas un lindo domingo.

    ResponderEliminar
  3. Bellísima cita, mística y poética, muy Tagore.

    Agradezco esa palabra tuya siempre presente en estas vendimias.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  4. Amigo Rafael, la vida se compone de eso, un poco de tristeza, un poco de alegría, creo que tanto las flores como los seres humanos, el reino animal, se dice que no tienen raciocinio, pero quien sabe, verdad? Como te decía, a mi juicio, cada especie se diversifica en su sentir.
    Divagaciones? Tal vez.

    Gracias amigo, buen domingo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Todo muere, hasta la rosa más hermosa del jardin, bello poema, aunque yo le hubiera puesto una aspirina en el vaso y hubiera durado un poco más...un besote...me ha gustado

    ResponderEliminar
  6. Hola Miuris...Bello poema dedicado a la rosa y a la mujer...Toda rosa se marchita y toda mujer también...Ley de vida..Pero si procuramos que a la rosa no le falte nunca el agua.Durara aun más...Parece un cuento tu poema, muy lindo...Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola Carmen,
    te doy la bienvenida en este hermoso crepúsculo sevillano, entre la rareza del tiempo, a ratos sol, a ratos nubes grises, un conjunto propio para inspirarse.
    Tienes razón en tu apreciación, a veces me parece que la naturaleza es algo cruel, pero son sus leyes y hay que acatarlas.

    Gracias amiga, buena semana

    ResponderEliminar
  8. Hola Fibo
    sabes que puede ponérsele también? Pastillas anticonceptivas, para que midas como es de extraña la vida, ese medicamento que impide la concepción, ejerce en las flores y plantas, un efecto contrario.

    Pero si te ha gustao, magnífico,me siento satisfecha.
    Gracias amigo Fibo.

    ResponderEliminar
  9. Olvidaba la flor que en cada pétalo se escondía una promesa de amor, un beso, una caricia robada y un anhelo.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Paracelso se quedó solo. Antes de apagar la lámpara y de sentarse en el fatigado sillón, volcó el tenue puñado de ceniza en la mano cóncava y dijo una palabra en voz baja. La rosa resurgió
    (J.L.B)
    Que sueñes desnuda tus propios sueños.
    Pena (L7s7)

    ResponderEliminar
  11. Estamos en tí cuando llueve y cuando sale el sol no corremos para que la pases bien.
    Gracias por la lluvia y por tu sol.
    Luis
    luis15420@hotmail.com

    ResponderEliminar
  12. Jamás duró una flor dos primaveras, es el ciclo de la vida amiga,pero tu sensibilidad en este poema queda patente.Un besazo Miuris.

    ResponderEliminar
  13. Apreciad@ Anónimo:

    Si te place la incognita lo respeto, agradezco esas hermosas palabras y la visita.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  14. Amiga María Carmen

    muy cierta tu apreciación, gracias, también tu eres una sensible dama que escribe con el corazón.
    Abrazos

    ResponderEliminar