domingo, 18 de agosto de 2013

La sombra



 

Se me quebró la noche
y ya no supe dónde ir,
si izquierda o derecha,
total lo mismo daba.
Caminé o corrí,
sin precisión, con miedo,
había sombra o luz?
El silencio quebraba la quietud,
tanto que la caída de una hoja, era un estallido,
masticando  imprecaciones
quise de nuevo caminar
me salpiqué de fango por evocarte,
perdida en un mundo que ni yo comprendía,
ni era comprendida,
con la mirada seca
y un sentimiento humedecido de espanto,
a mi noche escapando,
uní la sombra.

1 comentario:

  1. Qué hermoso.Transitamos a veces por lo indeterminado, por lo desconocido, y es lo que nos asusta.Bello poema, me gustó. Saludos

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...