lunes, 5 de agosto de 2013

El puré con arenque del Presidente!

el pure de medina
Lo publiqué en mi portal de noticias, lo hice como noticia, allí no podía salirme de la ética que debe primar en un periódico. Ahora lo hago en mi blog, lugar donde puedo volcar el alma y expandirme criticando, elogiando, dando gracias, o simplemente hablando en versos, lo que no podía, era pasar por alto la conducta del presidente Danilo Medina, dejo para ustedes esta opinión abierta a cualquier comentario que quieran hacer.


La sorpresa no obedece a que el presidente comiera arenque con mangú de apio, posiblemente lo habrá comido alguna otra vez.

La algarabía viene porque esto generalmente se mientras están en campaña, antes de ser elegidos,
se usa como un gancho para captar votos, porque los dominicanos somos tan llanos que imaginamos que alguien que se siente a la mesa de unos pobres campesinos, debe salir buen presidente.

Lo original en este caso señores, es que ya Danilo es presidente y está demostrando que es un gobernante sui-géneris, con sus visitas sorpresa a campos y ciudades a supervisar obras personalmente, a vigilar como anda el país sin que nadie le cuente.

Danilo viajaba por un poblado de San José de las Matas en la provincia de Santiago, de pronto decidió mezclarse con la gente del pueblo como uno más, total si no es extraterrestre, es un ser humano, solo que al parecer tiene las características que debe poseer todo quien desee llamarse humano.

Medina entró a una casita de campo dominicano, de esas que recrean los pintores de tablillas de colores, techo de cana o ya de zinc, casita de campo, esa que todos los dominicanos llevamos en el corazón y que al parecer nuestro presidente también atesora.

La familia tenía puré de raíz de apio con arenque para comer y Danilo ni corto ni perezoso se sentó a comer su plato de mangú con arenque, buen provecho presi.

Que buen trabajo Presidente, para ganarse el cielo le falta abrirse más a la gente... me explico, presidente abra un medio para que nos acerquemos a usted, un correo electrónico, un número de teléfono, marque un día especial para dedicarse a esa labor, pero que sea usted quien lea los mensajes, o escuche nuestras voces, no un asistente que por "equis o erre" se guarde el mensaje, por olvido quizás.

Que palo daría usted paresidente, porque de esa manera,  los dominicanos que no tenemos acceso a su despacho, tendremos la esperanza de ser escuchados, aunque sea para decirle, Dios le bendiga Presidente Medina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...