miércoles, 11 de enero de 2012

Uy que talón...El de Aquiles


Conocemos el significado de la frase “Talón de Aquiles”?
Se lo voy a contar: El poema Aquileida, escrito en el siglo I por el poeta latino Publio Papinio Estacio, es la versión inconclusa del mito sobre el nacimiento de Aquiles, lo que dice este poema, no se encuentra en otras fuentes, es posiblemente el origen de su casi podríamos decir, inmortalidad. Pues bien, según Aquileo, cuando nació Aquiles, Tetis, una de las Nereydas, ninfa del mar, intentó hacerlo inmortal y para lograrlo, lo sumergió en el río Estigia,  la madre agarró a Aquiles por el talón del pie derecho y lo sumergió en la corriente y fue precisamente ese punto del cuerpo, el que al no mojarse, quedó sensible, o vulnerable de ser herido.

Es ese el origen de esta frase que se pronuncia en todo el mundo, sin que muchas veces, se sepa como nace.
Otra versión afirma que Tetis ungía al niño con ambrosía para luego quemar sus partes mortales, cuando Peleo, su padre, se lo arrancó violentamente, quedando en sus manos con un talón vuelto carbón. Peleo entonces sustituyó el talón quemado de Aquiles, por la taba, que era una especie de hueso de Dámiso, hijo de la tierra, (Gea) y Urano, que era célebre por su rapidez de carrera, de ahí, dicen, viene el sobrenombre de Aquiles como “el de los pies ligeros”.
De todos modos, el mito del talón queda sin efecto, cuando Aquiles muere precisamente herido en su talón por la flecha envenenada de Paris, que se clavó en el famoso talón, durante la batalla final de la guerra entre troyanos y griegos.
Ah la mitología, puros mitos, pero que entretenidos, no?

3 comentarios:

  1. Son entretenidos, pero si de imaginación se trata, pues, estaría basado en una realidad. Besitos grandes.

    ResponderEliminar
  2. Interesante entrada. Cual sera la verdad...

    ResponderEliminar
  3. Vuelve los ojos al oriente, Tetis, donde todo principio fue posible

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...