martes, 6 de diciembre de 2011

Viva el antipoema!

Es el superviviente del grupo formado por Neruda, Gabriela Mistral, Gonzalo Rojas y Vicente Huidobro, como recompensa a su obra “tan variada y distinta”, el antipoeta, chileno Nicanor Parra, acaba de alzarse con el más alto galardón de las letras hispanas, Premio Cervantes 2011.

Nacido en 1914, ha obtenido el premio a unanimidad del jurado, continuando la norma de premiar alternativamente a un autor iberoamericano y otro año a un español, su antecesora es la escritora catalana, Ana María Matute.

Aunque existen razones para creer que existía ya en el siglo IX, ha sido el chileno Nicanor Parra, quien lo ha dado a conocer, desarrollándolo en su obra.

Hablamos del antipoema, un género literario afín a la poesía y que tiene en Parra, sino su creador, su máximo exponente.

Esta corriente toma elementos del lenguaje cotidiano modificándolo hasta el absurdo, buscando con ello, llamar la atención de los lectores. Es autocrítico, irónico, festivo, hace de la trilogía lenguaje, autor y objeto, un elemento de disputa y deliberación que pretenden cuestionar a los valores que se involucran en la poesía tradicional.

Aunque podrían exponerse otras cualidades del antipoema, son éstos a grandes rasgos sus características más destacables.

Mire usted como el antipoema si puede, además de dar satisfacciones a quien lo ejecuta, también otorgar excelentes dividendos y fama.

La cueca larga, Versos de salón, Los profesores, Artefactos, Sermones y prédicas del Cristo de Elqui, El anti-Lázaro, Chistes para desorientar a la poesía, Poesía política, Páginas en blanco o Discursos de sobremesa, son algunos de los títulos del laureado antipoeta, que además del Cervantes, ha recibido otros premios importantes y ha sido nominado al Nobel de Literatura en más de una ocasión.

1 comentario:

  1. No tengo aún claro el concepto de antipoema, será escribir cosas sarcásticas con respecto a los sentimientos, a las situaciones de la Real Vida, del diario vivir? Voy a investigar. Saludos, Muy interesante la didáctica pedagógica aquí expuesta.

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...