domingo, 15 de mayo de 2011

Ceguera


No ves que lucho,

que mi guerra es a muerte,

que no ceso en mi empeño,

por no caer vencida.

Espinosas sendas de tropiezos,

laberintos cuajados de inquietudes,

fantasmas infernales

que hacen del sueño, pesadillas,

pretendiendo imponerse.

Y ni cuenta te das,

que cabalgo en la nada,

combatiendo espadas

en el denso itinerario

en que mis pasos se diluyen.

Tampoco sabes,

hasta que punto me defiendo,

y alquimista de ensueños,

convierto pesadillas en quimeras

tras un escudo de alucinación.

8 comentarios:

  1. Hola querida Miuris, te doy un diez por tus divagaciones, y que tengas un lindo fin de semana. Bay bay

    ResponderEliminar
  2. Impresionante este poema Miuris, a veces la vida te lleva a sufrimientos ingratos porque quién debería verlos no los vé.Espero solo sea eso un poema.Que tengas una semana que entra estupenda.Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Me contemplas quieta y no te das cuenta.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Tampoco sabes,

    hasta que punto me defiendo,

    y alquimista de ensueños,

    convierto pesadillas en quimeras

    tras un escudo de alucinación.

    Me encanta,gracias a ese escudo,de alucinación,
    nos defendemos...
    Besos Miuris.Buena semana

    ResponderEliminar
  5. Mi apreciado amigo Rafael, estabas perdido en mi hermosa Quisqueya.

    Muchas gracias por tus palabras.
    Buena semana.

    ResponderEliminar
  6. Gracias María Carmen, tan amable como siempre, pero mi poema es solo inspiración, ya sabes como somos los poetas, nos inspiramos ante cualquier circunstancia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Celebro esa quietud Pilar querida, seguro que no te estresarás.

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  8. Eso si es verdad Carmen, cuantas veces tenemos que acorazarnos y defendernos de tantas cosas.

    Gracias amiga, deseo para ti la mejor semana.

    Abrazos

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...