Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 17 de diciembre de 2011

Contradicciones



Cada día, algo en nosotros se pierde,
alguien nos hiere, alguien nos ama
y a diario,
surgen nuevas razones
para querer perdernos, o continuar luchando.
La vida en sus caminos va dejando
cual inmenso rosario,
una larga cadena donde confluyen
la risa, la esperanza, bailan en la mirada lágrimas
compitiendo con miles de motivos,
Equilibrio inexacto, barullo de sorpresas, sentimientos.
Noche y día,
eslabones del tiempo por donde transitan sombras y luces
que como una película se proyectan cuerpo a cuerpo con la vida.
Misma vida que quita y da motivos,
vida que truena impetuosa, o que acalla latidos,
de la misma manera,
que hace brotar nuevos latidos.
Es igual que un jardín en el que cada día,
se abren nuevas corolas, se marchitan pétalos,
cantan jilgueros y faunas diminutas
sucumben inertes sin que nadie lo note.

No hay comentarios:

Publicar un comentario