Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 8 de mayo de 2011

Utopías


Quimeras que forjé idealizándote,

sueños que poblaban mis noches,

ideas fijas que me perseguían,

tu nombre era mi mundo,

tu camino mi meta,

en un cofre guardaba tanto amor,

que cada día agregaba espacio

y en la noche,

con luz de luna acunaba

tanto amor, tan bello amor

que con él todavía,

lleno mis tiempo,

tantos, tantos sueños,

mañaneros, vespertinos,

nocturnos, subliminales,

impúdicos, atrevidos,

desenfrenados,

rojos, lujuriosos!

blancos, azules, inocentes!

eternos casi, profanos,

libertinos, depravados,

solían despertarme para luego,

caer de nuevo en la inconsciencia

y volver a soñar...

Que laberinto onírico!

1 comentario:

  1. ¡Y qué maravillosos sueños, Miuris!, los que luego dan lugar a que te explayes con tus versos.
    Me alegra que te lo hayas pasado ten bien en la Feria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar