miércoles, 17 de abril de 2013

Delirio onírico



Un aleteo me trajo entre la brisa, el rumor de tu voz,
era noche y la luna atrevida y coqueta
rozaba tus cabellos con un rayo de plata.

Me acerqué a la ventana,
tú miraste a lo lejos, yo temblando esperaba.

Caminamos,
yo iba a tu encuentro, tu venías hacia mí,
los dos nos encontramos sin mirar el camino.

Parecíamos volar entre las hojas secas,
y pétalos de rosa que tal vez sin saberlo,
la noche puso allí.

Caímos abrazados, ansiosos,
sin pensar en nada que no fuera
saciar el profundo deseo que a los dos nos quemaba.

Después abrí los ojos,
y entre la penumbra, vi mi cama ordenada,
supe que había soñado!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...