lunes, 31 de enero de 2011

El tiempo


Vuelan los días,

el tic tac del reloj

en alocada carrera se desliza.

El tiempo fluye intransigente

atrapando sin que nos demos cuenta,

las ilusiones tejidas

en el tenaz peregrinaje

emprendido cada día.

Es un tirano

que sin alternativas,

nos mueve como marionetas,

nos zarandea con frenética fuerza,

dejándonos varados

en mitad del camino,

y quedamos perplejos

al encontrarnos con la noche,

cuando aún el día,

nos envuelve

en su maraña.

6 comentarios:

  1. El tiempo, no perdona,y siempre nos pilla como una nube negra que nos envuelve en su maraña...Muy bello poema Miuris....Felicidades guapa un beso de buenas noches

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Carmen
    lo defines perfectamente, el tiempo nos envuelve.

    Gracias amiga un beso para ti, felices sueños.

    ResponderEliminar
  3. Lo cierto es que el tiempo nunca tiene prisa. El continúa hacia adelante sin desmayo, por que su camino no tiene fin. El nuestro es efímero, a pesar de que siempre esperamos que llegue el momento de "algo", cualquier cosa.

    Bonita entrada. Un abrazo, querida amiga!!.

    ResponderEliminar
  4. ..que haces chiquilla.. tanto tiempo..así es ,gracias a ..vaya a saber quien ya he podido realizar tres entradas...uff y no digo mas a ver si todavia pasa algo..
    y con respecto a tu escrito..así es el tiempo..nos gana siempre y de todas maneras...
    buena forma la tuya de describirlo..
    que andes bien Miuris..y buena semana..
    beso

    ResponderEliminar
  5. Es cuestion de atesorar los bellos momentos, mi niña...no dejemos que se nos vuele!!!
    Gracias por tus visitas y agradables comentarios.
    Te deseo una bella semana...
    Un beso y todo mi cariño para ti

    ~Charo Bustos~☺

    ResponderEliminar
  6. Tino, Bárbara, Charo
    Buenas noches amigos queridos y gracias.

    Tengan ustedes un buen domingo.

    ResponderEliminar

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...