Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 15 de abril de 2013

Obsesiones



 

Estoy y no estoy,
voy y vengo vagando de camino en camino,
siento que con mis huellas, algo mío se queda.

Soy y no soy,
el hueco de mis manos está vacío,
a veces sin saberlo tras de mi va quedando,
un hilillo de llanto que va secando el aire.

Miro hacia todos lados,
pienso que en algún lado quedaron sepultados
parte de mis ensueños,
me confunden los ruidos que llegan con el viento,.

Estaré loca?

Entre tanto murmullo creo identificar
voces que ya no están, otras que están muy lejos,
algunas que de cerca, voy percibiendo apenas.
Al borde del camino,
voy dejando encerrado el eco de mi grito
que se traga la noche.


No hay comentarios:

Publicar un comentario