martes, 1 de octubre de 2013

Para qué!



 

Revolviendo entre viejos papeles,
en el que más marcado el amarillo de tiempo,
entre trazos borrosos, vi tu nombre esbozado.
Nada dijo a mi recuerdo,
fue lo peor de todo, ni rencor, ni desdén,
ni emoción, ni recuerdo.
ni siquiera lo rompí,
para que, si hace tiempo
que tu nombre está roto en mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Brindis!

Esta es la mejor cosecha, el brindis exquisito de las letras.