domingo, 28 de junio de 2015

Anhelando calma


Cerrar los ojos y caminando a ciegas,
surcar sin dejar huella por todos infiernos.
Volar sobre las ascuas
dejando que mi sudor,
gota a gota apague el fuego
que marca esos caminos.
Arrastrando los pasos,
desafiar cancerberos implacables
Y mirando hacia arriba,
musitar sin palabras,
recibiendo de Dios,
el consuelo infinito
que como un dulce néctar,
calme la tempestad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...