martes, 10 de diciembre de 2013

Bodegas Salado, el vino del Aljarafe.






"Vino que como en Éufrates patriarcal y profundo
vas fluyendo a lo largo de la historia del mundo".

De Sevilla El Aljarafe, tiene olivos, viñedos, naranjas dulcísimas, es una franja larga y productiva. Historia y presente se aúnan en una simbiosis cuyo resultado es casi siempre la prosperidad.
El Aljarafe lo tiene todo, el mejor mosto y tapeo, la gastronomía más exquisita, auténtica, tan llena del sabor de Andalucía, vinos y más vinos y entre ellos, hoy quiero hablar de Bodegas Salado.  
Me llamaba la atención desde que transitando por el Aljarafe, vi este nombre y me dije, quien sabe si muy dentro de sus raíces, tenemos una conexión, por aquello de “Salado”, de ser así, voy pa´llá a buscar mi dotación de vinos, (humor dominicano).
Sin pisar las bodegas (todavía) a escondidas he tratado de meterme entre sus caldos, husmeando sus colores, absorbiendo sus olores y en mi vendimia mágica, más que mujer, fui diosa que perfumó con vinos, aliento y piel... ...

La clave de esta firma hay que buscarla en el nombre de don Francisco Salado Llorente, fundador de esta bodega orgullo sevillano, hace ya más de dos siglos, mucho ha llovido desde que los sueños de don Francisco a quien pidiendo perdón a sus sucesores, me permitiré llamar don Paco para hacer de este artículo sobre el vino de los Salado, algo más subjetivo, familiar quizás.
En unas 70 hectáreas, los descendientes de don Paco plantan las cepas de Pedro Jiménez y Garrría Fina, Tempranillo, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Verdejo y Garnacha blanca, en el hábitat perfecto de este Aljarafe que parece  que Dios creó para templo del vino con su clima y adecuada tierra, condiciones que dan como resultado la excelencia del mosto y la grandeza del vino.
Gloriosos blancos, tintos que dejarían a Baco boquiabierta pidiendo más, Umbretum el riquísimo espumoso semi-seco al que se sumó hace poco el Umbretum Brut Nature como para que nadie diga que no hay producción para todos los gustos, creados no solo con la experiencia necesaria, sino con suficiente amor a la comarca de tierra selecta para el vino y a la solera auténtica de bodegas Salado.
Ah no puedo dejar de nombrar el vinagre de yema, para los sibaritas del vinagre, conozco un Salado que lo buscará y una sugerencia, que la siguiente producción lleve como nombre “Don Paco”, será un regio nombre para un vino y muy español además.
Ay si Baco viviera! lo tendríamos instalado en uno de los pueblos, Umbrete sin dudas, en los predios de los Salado catando sus vinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...