miércoles, 31 de julio de 2013

Embeleso





Sabes lo que yo quiero?
Amarte, que te pierdas conmigo,
o me lleves contigo,
déjate arrebatar por mi locura,
permite que en tu cuerpo
plasme  mis fantasías,
mientras tú en mi piel,
pintas el mapa adonde quieras que nos lleve
esta enajenación que nos posee.

No lo supo nunca




 
Era como la noche,
como una sombra oscura,
era al mismo tiempo luz,
la gota de rocío que cada madrugada
caís sin hacer ruido,
pero siempre caía,
lenta, interminable
para secarse al sol y luego renacer .
Nadie jamás le dijo que la noche era oscura,
que el día tenía fin,
solo supo que la vida acababa
cuando sintió en su pecho,
la daga del dolor
de la traición que destrozó su corazón.


Te lo vendo!




 

Vendo un corazón,
vibra, late, golpea!
algo afligido a veces
en ocasiones triste.
Corazón que una por una
ha exprimido las uvas
logrando el mosto de la mejor cosecha.
Lo envuelve una maraña de contradicciones,
alegre hoy, acongojado luego
incomprendido y dócil,
sublevado y henchido de humildad.
Rento, vendo, traspaso,
quién mercadea conmigo?
No tengan miedo,
no araña, ni traiciona,
ama y enamora,
tanta es su esperanza,
que de verde se pinta.
tan ingenuo es el condenado,
que conserva todas sus  ilusiones,
sueña los mismos sueños,
palpita fantasías.


domingo, 28 de julio de 2013

El recuerdo



Quien dijo que recordar es vivir,
no es verdad!
El impacto de la emoción
lo marca la importancia de lo que se evoca.
Los recuerdos del pasado,
son un paisaje de naturaleza muerta,
un fósil extraño o valioso,
que puede desmoronarse con el soplo del viento.
Un recuerdo
puede ser la constancia
de algo que existió,
otras veces en cambio,
parecen tan lejanos,
que nos preguntamos
si realmente lo vivimos.
Cada experiencia,
marca en cada uno,
la huella que recordaremos.

jueves, 25 de julio de 2013

Ya no me importa



 

Se te hace fácil suplicar,
ahora que estás de vuelta de todas tus andanzas
y aquella puerta por la que cruzaste
sin mirar hacia atrás,
se ha cerrado también.

Juro que no es venganza, ni rencor,
es simplemente que al marcharte,
moriste en mi recuerdo.

No insistas,
me agobia que te muestres tan sumiso,
cuando a mí la verdad ya no me importa
si eres sincero, o mientes.

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...