sábado, 17 de septiembre de 2011

Sin volver la vista atrás


Del salón a la cocina,

merodeando los pasillos,

atisbando tus pisadas,

suspirando en cada paso.

De la alcoba hasta la puerta,

voy y vengo,

cuento pasos, me detengo.

Me destruyo entre la inercia de mis pasos,

me paraliza la desidia de mi propia dejadez.

Rozando estoy los linderos

donde habita una rutina

que agota mi reciedumbre.

Me resisto

y vuelvo a hollar los pasillos,

de la alcoba a la cocina,

antes de agarrar la puerta y perderme,

sin volver la vista atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toc, toc...

Toco tu puerta y no tengo respuesta, clamo tu nombre y no respondes, te busco bajo la luz del sol, en la tiniebla de la noche y en la...