Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 28 de junio de 2015

Igual que una estrella




Junto al mar
salpicada de espuma,
se levantó una ola,
aterida de frío me refugié en la arena
y mirando al cielo,
deslumbrada de luz,
cerré los ojos y me dio por pensar,
¿que hacen las estrellas cuando llueve,
adonde se refugian cuando gotas de lluvia
les golpean?
Dónde esconden su luz cuando el agua inclemente
moja sus picos.
Igual que una estrella amenazada por la lluvia,
tuve miedo y lloré, sentí frío y temblé.
Amanecía y un rayo de luz me hizo comprender
que el día y la noche se unen en un punto,
nosotros solo formamos parte de su juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada