Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

miércoles, 10 de julio de 2013

Miedo!




 
Cerrar los ojos y dormir sin soñar,
que no pueblen mis sueños los fantasmas,
me asustan, arañan mi conciencia y me despiertan.
Volar, elevarme,
caer en una nube sin sentido.
Que no sepa quién soy, ni adónde voy,
que mi nombre, mi cuerpo, mi ser
se deslíen en el éter.
Limbo sin dirección o radar,  
jardín perdido con alfombra
de alas amarillas de mariposas fosilizadas.
Transitar los infiernos, cielos y purgatorios de Dante
y si alguna vez despertara,
reírme de mí misma.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario