Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 21 de julio de 2013

Brevedad de quimeras



 

Que sencillo era todo, las flores que me trajo las puse en un jarrón transparente que reflejaba su color lila, eran unos lirios preciosos atados con una cinta del mismo color.
Sonreí para mi imaginando las palabras de una de mis hijas cuando dice que “las flores moradas, son para los muertos”.
Cada vez que veo lirios, evoco un jardín rodeando la casa y junto a la ventana que daba a la vieja cocina, una hilera de lirios blancos perfumaban la noche, en abierta competencia con el jazmín que de tanto crecer, había formado una especie de gruta, eran blancos, pequeños y su olor era tan maravilloso que llenaba el ambiente saliendo hasta la calle.
Sacudí la cabeza para no evadirme del contexto, lo menos que pensé al escuchar el timbre es que se trataba de él, levanté la cabeza mientras caminaba hacia la puerta y al verle tras él cristal, un estremecimiento me recorrió, disimulé cuanto pude y di paso a mi visitante.
Tenía una casa pequeña, nada que ver con aquella laberíntica edificación en forma de pagoda que habitaba en un tiempo.
Del salón era fácil pasar a la cocina donde en una pequeña mesa comía casi siempre sola, mirando eso sí, a través del gran ventanal el parque que circundaba toda el área de un verdor impresionante y había siempre una corriente de viento que hacía que las ramas de los árboles golpearan techos y paredes de la hilera de casitas.
El sonido del viento no es que no me guste, sino que me asusta y empiezo a pensar en las tormentas tropicales que tanto estupor me hacían sentir.
Hacía frío y tenía hambre, me dispuse a preparar algo y adivinen que estaba haciendo para el almuerzo: sopa!!! Mandé pasar al sorpresivo visitante y ambos nos detuvimos junto a la estufa, extendí las manos abiertas y las acerqué al fuego, era tan cálido ese calorcillo y tan hermoso el chisporroteo de la llama!
Nos sentamos frente a frente con un plato de sopa, así sencillamente, sin vino ni copas, un vaso de agua y una servilleta, ahh, tampoco había pan, había olvidado comprarlo, yo con mis eternos despistes y el postre también brillaba por su ausencia.
Eso fue todo, no pasó nada más, simplemente unas miraditas al descuido, cada uno hurgaba en la hondura de la mirada del otro, tomamos la sopa, nos sentamos en el saloncito y tomamos café.
Mi mente quedó en blanco y me quedé en uno de esos momentos tan míos, miraba sin ver, escuchaba sin oír, hasta que le vi de pie despidiéndose, imagino que decepcionado por esa escapatoria de mi ser.
Que raros somos, pensé, como es posible que después de que alguien ha sido tan importante en nuestra vida, llegue a ser tan indiferente, hasta el extremo de que su presencia pase casi inadvertida.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario