Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 2 de junio de 2013

Soñaba!




 
Sentía que me iba, una extraña fuerza me empujaba y me debatía entre la duda de dejarme ir o negarme.

Mi mente empezaba a nublarse, me sofocaban confusas ideas que se me agolpaban en medio de un limbo.

Pasaron ante mí, mil escenas, cosas que he anhelado, otras que realicé,  era una pasarela dramática con caras que reían y lloraban, manos que amenazantes se acercaban.

Sentí miedo, pretendí evadirme y era inútil, pasaba ante mis ojos una película, verdades y mentiras, alcancé a divisar mil escenas de amor, cosas que he anhelado, otras que realicé, los besos que no di, los que me dieron, el amor que viví, el que me negaron o negué.

Padre, novios, marido,  uf, que atracón! todo un triste teatro, eran los hombres de mi vida sentía escapar.
 No se si el temor era más fuerte que la paz de saber que todo terminaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario