Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 23 de junio de 2013

Son cosas de la vida

 

La vida

La vida está llorando,
le roban la sonrisa,
le saquean el alma.

La vida se está quedando muerta,
porque unos vivos la muerden, la destrozan,
se va quedando pálida, se desangra.

Va clamando y gritando,
pidiendo que una mano rompa con las cadenas,
cadenas dice? Es que no puedo verlas,
es verdad, no las ves, pero sientes su lastre.

Entre acordes  de miedo inicia su desfile,
mirando hacia las nubes
posiblemente espera ver un rayo de sol,
pero el cielo está oscuro,
y la vida vuelve a ponerse triste.

Siente que le arañan el alma,
patalean su espalda, abofetean su cara,
se siente derrotada.

Escucha los sonidos de miles de campanas
que al tañir van gritando libertades, olvidos,
amor, resentimiento.

Inmensamente triste, completamente sola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario