Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

martes, 21 de mayo de 2013

Los Patios de Córdoba






 


Son un derroche de color y aroma, es la explosión de los claveles, gitanillas, geranios y mil especies que sintetizan la flora maravillosa de la tierra de Andalucía.

Sucede en Córdoba y es en mayo como tenía que ser por la conjunción de detalles que este mes glorioso acumula en sus días.
Los Patios de Córdoba, ya debe escribirse con mayúscula porque es un acontecimiento declarado por la UNESCO Patrimonio Inmaterial Cultural de la Humanidad.
Constituyen un regalo para el espíritu, se llena de ellos la mirada y se queda grabada entre alma y sentidos, tal es la belleza casi sensible de este evento que se desarrolla en Córdoba la princesa andaluza.
Mayo es el mes de las flores, de Virgen, de las madres, tres motivos aunados en este festival de color y olor que casi por un mes llena de magia la capital cordobesa.
  Una visita a Córdoba a recorrer los patios es una excusa estupenda para disfrutar de los aires misteriosos de esta provincia hermosa, de su gastronomía y el calor de su gente.
Es maravilloso tener quien nos tome de la mano y nos muestre todo el hechizo que guarda la tierra de Julio Romero Torres el célebre pintor de la belleza morena de la mujer cordobesa, perder la oportunidad de vivir un momento mágico tomado de la mano de la persona que ames, o la que te guste, que ya es un camino al amor, indudablemente el sonrojo de la emoción se confundirá entre el arrebol de las buganvilias.
Un pretexto para admirar la belleza y dejar volar los sentidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario