Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

jueves, 7 de marzo de 2013

A ti mujer




 
Ser mujer es la gloria más alta, pero puede ser a la vez, la peor angustia, ya que a pesar de todo cuanto se diga, de las banderas de liberación enarboladas y de los logros obtenidos, algunos evidentes, otros, luchados a puro coraje, pero muy mal compensados, la mujer camina junto a estigmas de los que no ha podido liberarse.


Cuestiono la algarabía de este día, la acato sin embargo, lo considero una demagogia de las tantas creadas para paliar en apariencia terribles deficiencias que tanto en este como en otros  días “especiales”, aparentan cubrir faltas que necesitan mucho más que charla, un brindis, una flor, un detalle.

De todos modos felicito a las mujeres del mundo, dominicanas, españolas, europeas en general, mujeres de América, doctas en la lucha, guerreras incansables en la casa, en el campo, en el campo de batalla.

Bendiciones para la mujer madre, hermana, hija, amiga, novia, amante, muchas que al final del día van dibujando una  huella de cansancio, otras que humedecen su almohada derramando en llanto impotencia y rebeldía.
Las menos son las felices, aquellas a las que la vida le ha dado todo, las hace reinas, las colma de buenaventuras, esas también benditas sean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario