Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

miércoles, 13 de febrero de 2013

La renuncia del papa




 
La renuncia del papa Benedicto XVI, ha sido sorpresiva y por consiguiente la reacción a nivel mundial, no deja lugar a dudas de que efectivamente, tal vez nadie se esperaba este acontecimiento que revoluciona no solo a la Iglesia Católica, sino a la humanidad.
El Pontífice “ya no tiene fuerzas” para continuar un ministerio que mina sus fuerzas y que según adujo, es lo que le obligó a renunciar.


Es posible que el papa se sienta agotado, 85 años es una edad suficiente y razonable para estarlo, arribó a la corona papal con 78 años, el tiempo al pasar va marcando de diversas maneras y evidentemente el papa está marcado por el “cansancio” del trabajo y estar cansado a su edad, es absolutamente lógico.

El Vaticano subrayó este lunes que no existe una condición médica específica que haya provocado la decisión de Benedicto XVI de convertirse en el primer pontífice en renunciar en 600 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario