Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 11 de febrero de 2013

Fernando Albuerne




Continuando con esta travesía del recuerdo, la ruta del bolero esta vez toca la hermosa tierra de Cuba, la isla que marcó el arte con letras doradas. Era en el Caribe, el lugar anhelado por los cantantes, ya que cantar en Cuba, significaba una especie de trampolín que les lanzaba a la fama.
Hoy quiero hablarles de Luis Fernando Albuerne Garcell, quien recorrería los caminos del bolero como Fernando Albuerne.
Nació el 28 de octubre en Sagua, norte de Cuba, en La Habana estudió Ingeniería Agrónoma, teniendo lejos de sus planes la música.
Sin embargo la tramposa vida tejió a su alrededor una historia diferente a la que Fernando había imaginado. Cantaba bien,  en las reuniones los amigos elogiaban su voz y le alentaban.
Llegó a Cadena Suaritos con la idea de grabar un disco y al escucharle cantar, salió contratado, el debut fue el 17 de noviembre de 1941, “Ven amor” fue la canción que marcó la senda de este cantante de voz suave y melodiosa que en poco tiempo era ya un ídolo.
Luego vinieron las giras internacionales, en Argentina grabó su primer éxito “Dicen que tengo celos”, con cuya venta extraordinaria obtuvo su primer disco de oro.
 Triunfó en cada país que visitaba, arrasando con los títulos como cantante más popular y más querido por el público.   
En 1953 visitó Europa, enloqueciendo al público de la época, mujeres y hombres se rendían al encanto del cubano de la voz acariciante.
En el ir y venir donde lo llevaba su canto muchos fueron los países tocados, en 1960 decidió instalarse en Caracas.
Desde allí se trasladaba a sus giras internacionales, también radicó en Miami, murió el 8 de julio de 200 a los 79 años.
Aunque mantenía el profundo anhelo de hacerlo, nunca más volvió a su tierra, la canción  de Luis Aguilé “Cuando salí de Cuba” lo expresaba con sentimiento y angustia: “Es el sueño de todo hombre volver al suelo donde nació, y así también sueño yo. En la noche rezo en silencio esperando el día en que pueda volver a sentir el calor del sol mañanero y a pasear por las calles que tanto añoro.
Muchas cosas pueden apartar a un hombre de su tierra natal, pero ni los años, ni la distancia pueden cambiar el sentir de un corazón, y un día, tal vez no muy lejano, volveré a la Patria que tanto amo”.
Sin lugar a dudas que esas palabras tan sentidas, las hacen propias muchas personas que alejadas de su tierra, habitan lejos del cielo que les vio nacer y sueñan con volver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario