Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

miércoles, 13 de febrero de 2013

Conmociones



Cualquier cosa me detona,
el día gris, una nube que pasa dejando una llovizna,
el olor de una flor que se está marchitando,
aroma que conserva matices de angustia,
subliminal esencia de quien, cuando, porqué.

Cualquier cosa me agita,
la huella que dejara aquel beso,
el recuerdo del que jamás me dieron,
o el que yo nunca di,
la cosquilla que despierta el sentido,
al evocar caricias que han pasado al olvido.

Una mirada turbia, un chasquido, un suspiro,
una hoja que vuela movida por el viento,
la chispa que en el fuego parece que se apaga,
como si algo en mi, estuviera muriendo.

Me estremece el silencio que me habita,
el frío que inclemente,
se me entierra en la piel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario