Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

viernes, 18 de enero de 2013

Rubén Darío




 Ruben Dario (1915) cropped.jpg
"La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor".

Cruzarás entre los cielos diversos que pueblan el Parnaso, uno en especial que pintaste de un “Azul” increíble que solo con tu magia se define, azul  de ensueño, del arte, un color helénico y homérico, color oceánico y del firmamento.
Félix Rubén García Sarmiento, el Rubén Darío, el príncipe de las letras castellanas de versos sublimes, fue además   periodista, diplomático y tantas cosas  más que le regaló la vida, aunque negándole otras, posiblemente menos relevantes.
Hasta siempre poeta, guarda para mí un rayito de azul, de ese mismo que tu como nadie has definido, anhelo encontrarte entre alas de mariposas transparentes, en ese mundo abstracto donde habitas.
Para seguirte, voy cruzando el sendero de letras que fuiste dejando tras tu paso, es la mejor huella para acercarme a tu maravilloso mundo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario