Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 2 de diciembre de 2012

Huellas...





Del salón a la cocina,
de la alcoba al balcón,
desde mi más recóndito latido,
van dejando mis huellas una estela,
un vestigio afligido, 
huella que solo a mis ojos se muestra.

Es un surco sutil que a mi paso prodiga,
 el anhelo de  que vuelvas a amarme.

1 comentario:

  1. Qué gran texto: breve, conciso, poderoso. Un gusto siempre el leerte. Saludos.

    ResponderEliminar