Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 31 de diciembre de 2012

Feliz año 2013



 
En pocas horas estará subiendo y bajando el telón del inmenso teatro que es el mundo y nosotros, consumados actores de este  escenario diversificado, estamos prestos a acudir a ese cambio subliminal en el tiempo, más no así en nuestras vidas.
Porque la hoja cae del calendario en un hecho que sería imperceptible, pero en casi todas las culturas del universo, hoy es un día especial, ya que un nuevo ciclo se inicia.
Doce meses, 365 días y 52 semanas, eso lo aprendemos en nuestros cursos primigenios y como una señal, a casi todos se nos queda prendido en el recuerdo.
No resulta tan sencillo en la práctica,  deberíamos ser eternamente niños para de esa manera, librarnos de las responsabilidades y dilemas de un acontecer que no siempre es gratificante para muchos, al contrario, hay quienes la vida le tiende unas trampas colosales, de las que muchas veces no se sale, otros a puro coraje con una coraza de dolor, se enfrentan a innúmeros obstáculos.
Caminos laberínticos, incertidumbre, no porque sea víspera de año nuevo vamos a cubrir la verdad con sutilezas, hay que gritarlas para que entendamos que para que tengan sentido todas las frases hechas que decimos y recibimos en fechas como estas, debemos pelearnos el derecho a la paz que merecemos.
Despedimos a un año caracterizado por la maldad con que se ha abatido sobre casi todo el mundo, hemos acudido a la ruina de grandes naciones, a la caída de otras igualmente acreditadas economías, hemos sido testigos de tragedias ocurridas en torno al ser humano.
Una triste experiencia se acumula al ver que entre nosotros mismos nos despedazamos, cuantas veces a través de este año no hemos sido capaces de contener el llanto, ante tragedias humanas, muertes de niños, de mujeres y hombres a mano de verdugos que son casi siempre, la persona más cercana.

En muchos hogares, en muchas partes del mundo, la Navidad ha pasado de manera doliente, muchas son las causas que originan ese dolor en el ser humano, duelo, soledad, hambre, falta de trabajo, son motivos que ocasionan desesperación, componentes que no son precisamente, motivadores festivos, además de que aún existiendo el espíritu de festejar, no hay dinero ni para comer.
De todas maneras hay que vivir, la familia necesita ser empujada, los hijos precisan de los padres, aunque éstos no puedan “ni con su alma”, tendrán que guardar bajo la almohada sus pesares para sonreír en la mesa, alentar a unos hijos que también padecen la pérdida de muchas de sus ilusiones.
Adelante mi gente querida, a caminar derechito mirando siempre en alto y buscando esa luz que nos hace falta para transitar por el camino de los doce meses envueltos en estuche de un año que casi el umbral del universo.
Pido paz, decreto pensamientos positivos que nos encaminen a un accionar igualmente tangible, ojalá tener suficiente fuerza y poder para hacer el propósito de ser fortalezas inexpugnables, acorazados invencibles, pero conscientes de que somos humanos vulnerables, solo queda a los que atesoran la suerte de mantener  el recurso de la fe, aferrarse a ella.
Cada comienzo de año es un desafío, un crear metas que casi siempre van cayendo igual que caen las hojas del calendario, hay temor y desconfianza, desprecio hasta por la propia vida, aún ante esta cadena tejida con semejantes evidencias, seamos valientes y caminemos hacia este nuevo año con esperanza.
Una guerra se compone de muchas batallas, amedrentarnos cuando perdamos alguna, equivaldría a hacernos más endebles y es un lujo que no podemos darnos, fortalezcámonos para vivir la vida con coraje.
Total que también yo voy a terminar con esa frase sabida desde los comienzos del mundo: “Tengan un feliz año nuevo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario