Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 17 de diciembre de 2012

Caminos




Caminos que se cruzan, senderos sembrados de espinas que cuando no hieren el cuerpo, se clavan en el alma y la torturan.

Ensartamos los sueños en un gran estandarte, una atalaya que creemos jamás sucumbirá y sin embargo, escalón tras escalón va cayendo hasta volverse nada.

Nacemos con las manos vacías, nos dicen que la vida es un paso y a sabiendas, somos tan insensatos que la vamos derrochando, hasta que llega el día de cerrar para siempre  la mirada y sin remisión, habremos malgastado la existencia en la búsqueda inútil de algo que jamás encontramos.

Y nos vamos siempre con las manos vacías, peor aún, muchos marchan vacíos de conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario