Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

viernes, 9 de noviembre de 2012

Cazadora de estrellas





 Tarde noche que me avoca a la melancolía,
lánguida espera indefinida, algo anhelo y espero,
sin alcanzar a saber, que cosa es.

Si es la tarde o la noche, si la sombra o la luz,
es quizás el amor, una sonrisa, un beso.

Mientras tanto, se pierde mi mirada
hurgando entre las nubes, tras la luz de una estrella.  

1 comentario:

  1. a veces lo mejor es la espera, la espectación, no saber qué sucederá con certeza, y si lo que luego pase, lo recordaremos para siempre o se perderá en el olvido. Bella entrada, precioso blog, como siempre. besos y salud

    ResponderEliminar