Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 20 de octubre de 2012

Búscame...Llámame


 

Búscame siempre,
entre las flores, en la mañana gris,
en las grietas de la tierra donde se esconde el sol.

Búscame bajo la lluvia tenue, o torrencial,
escondida entre los pliegues de la tarde,
en ese punto exacto que no es tarde, ni noche,
en el ocaso, cuando empieza a decaer la luz y se asoma la sombra.

Me encontrarás varada en medio de la noche,
espiando a las estrellas o envidiando a la luna,
y hasta es posible que alguna vez descubras que te sigo, te llamo
si pudieras entrar en mis recuerdos,
podrías darte cuenta de que a pesar de todo, sigo siendo la misma.

Tú sígueme buscando, llámame en el día, en la noche, en la tarde,
no permitas que te detenga el miedo,
si me buscas, hazlo siempre de frente.

Algo en mi, una señal, un guiño, un grito,
en silencio te persigue,
si me sigues, me encontrarás,
subiendo una montaña, volando en una nube,
en el ritmo sin tiempo de los días sombríos,
en la risa, en el llanto.

Estaré en esa gota de rocío que cae cualquier  noche en tu ventana,
en la luz de una vela,
soy un recuerdo y tendrás que adivinar dónde me encuentro.

1 comentario: