Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

martes, 11 de septiembre de 2012

Una lágrima


 
Una música, un verso, una palabra,
un recuerdo, un suspiro,
un amor que se ha muerto, un olvido,
tantas cosas, cualquier cosa,
puede ser el detonante
de la lágrima que incontenible
rueda por una mejilla.
Es una lágrima perenne,
petrificada y silente
su humedad se evapora,
pero ni el viento puede secar su huella.
Ella  estremece,
su destello se sumerge en el alma
y la conturba.   
Esa discreta lágrima,
En silencio divulga una tristeza
retratada en la mirada.

1 comentario:

  1. Una lágrima puede contener el llanto de todo un mundo o la dulzura de una cruel melancolía. Un poema con sencillez y contundencia. Un saludo.

    ResponderEliminar