Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Fue la imaginación





No me preguntes nada,
sólo ámame,
no te inquiete saber si soy tuya o de otro.


No digas nada, no rompas el misterio,
ni pronuncies palabra, para qué,
si en silencio nos podemos decir,
lo que en palabras, no podríamos.

No me mires tampoco,
no quiero ver tus ojos, ni que mires los míos,
solo quiero que sientas que te doy en silencio,
lo que jamás a ningún otro di.

Después te marcharás,
ni yo sabré de ti, ni tu menos de mi,
borra si puedes,
cualquier señal que pueda recordarte este momento,
yo trataré de hacer igual, aunque no se si pueda.

Sin embargo me arrancaría el alma para no recordar,
es mejor que los dos imaginemos que nada sucedió,
que estamos desquiciados.

Fue la imaginación!

1 comentario:

  1. pues bendita imaginación,saludos y gracias por tus hermosas entradas, un placer leerte

    ResponderEliminar