Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

viernes, 17 de agosto de 2012

Después...



 

Lo haré después,
no corre prisa,
después lavaré los borrones que ha dejado el tiempo,
luego me miraré al espejo y contaré una por una las huellas de la vida.

Si, tal vez mañana,
o después, cuando no quede nadie, ni nada,
cuando ya ni el recuerdo esté presente,
cuando ni yo misma me entere de quien soy,
donde estoy, porqué estoy.

Será después,
cuando no haya remedio, ni tiempo, ni esperanza,
cuando me de igual que sea noche o día,
y recoja a mi paso los restos que me han dado
para arrojarlos lejos,
sin precisión ni fuerza,
con la sola intuición de que algo tuve,
pero nunca fue mío.

1 comentario:

  1. hola Miuris,
    Después es una poesía muy bonita, pero triste, como si no se tuviese más deseo de lo demás .
    Algunas veces nos sentimos así... tienes razón.


    un abrazo^^

    ResponderEliminar