Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

jueves, 9 de agosto de 2012

A quien


A quien daré los besos que te guardo,
en el cuerpo de quien haré volar las mariposas
que vuelan en mi piel y me alborotan.

Como gritar tu nombre
sin que ríos de pasión ahoguen mis latidos.

Anhelo tanto amarte,
dártelo todo sin dejarme nada,
y dejar que mi cuerpo,
queme en el tuyo estas ansias de amar
que me desquician.  

1 comentario:

  1. Leo la belleza que se derrama,
    de tus palabras...
    cantas como cantan los poetas,
    de la nostalgia...
    llegas porque llegas desde el alma,
    a mi ventana...
    me seduces, enciendes las llamas,
    de madrugada...
    atravesando el mar y las distancias,
    ilimitadas...

    Un beso para ti, Miuris

    Federico

    ResponderEliminar