Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

viernes, 27 de julio de 2012

Volver para volver



 

Como duele volver para volver,
contrastes de emociones,
sentimientos que se bifurcan como un camino agreste,
o una senda verde.
Recuerdos que no mueren, se adormecen tan solo
para despertar reverdecidos o para hacer que se encrespe el corazón
cuando pretende dividirse y se quiebra de impotencia.
Huellas que van quedando marcadas allá, acá,
en la infinita pequeñez de un mundo que no es otra cosa
que un pañuelo enlazado por sus cuatro esquinas
y en su fondo, nos balancea como títeres de un triste espectáculo.
No somos dueños de nada, nada somos y nada tenemos,
en este laberinto de universo,
somos obligados a dividir el corazón,
que desconsolado y pesaroso,
revienta al fin sin remisión ni fuerza. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario