Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

martes, 3 de julio de 2012

Si...


Si llueve o hace frío,
si tengo hambre o sed,
si la noche es tan larga y no puedo dormir.
Si me agobio en el día,
si me abate el cansancio,
si el sol es inclemente y me tuesta la piel.
Si acaso alguien me mira
y sin saber mi nombre, me llamara,
si volviendo la cara, ignoro ese llamado.
Si al morir el día muy sola me encontrara
sin hogar, sin calor,
si aún lloviera y yo sola y sin techo
no hallara adonde ir,
se mi Dios que me estarías mirando
y de ti, mi esperanza llegaría.


1 comentario:

  1. Y Dios va acompañado de tus ángeles guardianes, de tus ancestros, tus muertos, nunca estarás sola mientras aparentas estarlo. Saludos

    ResponderEliminar