Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 1 de julio de 2012

“Pequeñas y grandes cosas”


Brindo por lo que es, por lo que tengo,
esas cosas pequeñas que me llenan,
inmensas, colosales.
No lamento el ayer, ni en ello pienso,
aplaudo hasta rabiar el sol de hoy,
el cielo que me cubre, la tierra ajena que me acoge.
Brindo por la sonrisa,
por el cariño que me dan,
y pongo en alto el amor bendito que me hizo renacer.
Bendigo el recuerdo que aunque me ata a la melancolía,
acuna profundo aquí en mi pecho
la ternura que ligada a mi sangre me estremece,
de hermanos, madre, amigos,
aquellos que aunque lejos, siempre vienen conmigo.
Brindo por el tesoro que sin seis ceros a la derecha,
me hace acaudalada,
en el ir y venir, nunca digo un adiós,
porque aunque para siempre me marchara,
mucho de acá y de allá llevo conmigo,
y todo de mi, a los que amo, dejaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario