Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 28 de julio de 2012

Gotas de rocío


 

Comenzó a llover de repente,
la lluvia parecía emerger de la oscuridad,
eran como gotas de rocío refrescando el alma.
Abrí la ventana y extendí los brazos,
el hueco de mis manos se llenó de agua, estaba fría!
La dejé escapar entre los dedos,
así como se va la vida,
como muere el amor,
como se olvida.
Cesó la lluvia y con ella,
se marchó también la magia que en un instante,
una ventana abierta llevó a mi corazón.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario