Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 8 de julio de 2012

Esos no son amores


Una flor olvidada entre dos páginas de un libro,
la sombra del viejo roble que atraviesa el camino
y un montón de cartas amarillas, vencidas por el tiempo,
todo eso y más miserias,
 quedan de los viejos amores que se olvidan,
que se marchan cruzando diferentes caminos.
Amores de otros tiempos que se fueron,
cariños olvidados, pasiones que se volvieron frías.
Amores inconstantes, esos no son amores,
son solo hipocresías que jamás al amor han conocido. 

2 comentarios:

  1. Querida amiga, siempre es una delicia leerte. Un poema nostálgico y muy cierto. Su final no puede ser otro, nunca me lo había planteado, pero es verdad que el amor nunca ha conocido la hipocresía.Y no será por que no haya de esta última! Es indigna de él ;)) Un fuerte abrazo hasta Sevilla querida Miuris

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga, te dejé un comentario pero parece que no quedó registrado. Te envío un fuerte abrazo, feliz fin de semana ;))

    ResponderEliminar