Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 18 de junio de 2012

Siempre adiós



Se dice adiós tan simplemente,
siempre se dice adiós,
con o sin remisión,
unas veces lo hacemos porque si,
porque lo pautan unas leyes de no se que,
alguna vez nos vamos porque estamos obligados,
porque la vida es así, pero no la cuestionamos,
tan solo  acatamos sus leyes
y como marionetas nos marchamos
hacia donde el viento nos lleve,
los más afortunados, hacia donde les lleva el corazón.
Se dice adiós a diario, cada noche,
hasta en sueños somos víctimas de una despedida,
adioses sin sentido, desbandadas, aleteos,
somos viajeros en el tiempo, sin rumbo o con destino,
diciendo siempre adiós.

1 comentario:

  1. Hola Miuris, muy real este adiós, a pesar de que la palabra casi no la pronuncio, no me gusta, prefiero decir un hasta siempre...Aunque sé que a veces, hay que utilizarla sin más remedio, un placer siempre leer tus letras....Un besazo Miuris

    ResponderEliminar