Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 11 de junio de 2012

Pide...


 
Pide, sabrás que no existe nada que no pueda darte,
toca mi puerta y mi umbral estará abierto siempre para ti,
soy una mariposa de alas disecadas a la espera de tu gota de rocío
para irrigarse.
Llama y antes de que termines de pronunciar mi nombre,
mi voz te habrá respondido.
Llama, toca, pide, roza los límites de lo creas imposible,
verás que puedo derribarlos todos,
ven a mi, no dejes que naufrague entre olas de soledad,
acércate a mi lado, mi casa es una hoguera apagada que aguarda tu calor.
No seas cobarde, rebélate, di lo que quieres,
si me tocaras, ya jamás podrías marcharte,
no te resistas a los gritos que como alaridos te dominan.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario