Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

viernes, 18 de mayo de 2012

Adonde irán?


 
Será cuando la luz se funda con la sombra,
cuando mi voz se pierda en un vacío sin porqué, ni de donde
será cuando mi cuerpo se quede sin aliento,
se apague mi mirada, se pierdan mis ideas.
Acallará mi voz, mi piel se secará, todo en mi morirá,
que pasa con las almas de los cuerpos que mueren,
mas aún tienen alma?
Quien sabe adonde van,
que sucede mas allá de esta vida,
hay acaso un límite entre ambos mundos?
Quien puede asegurar que existe otro mundo?
Allí adonde todos van, que hacen, como viven si viven?
Un mundo sin regreso, oculto, misterioso,
De donde nadie vuelve.
Juro que volveré,
volveré siendo fuego, flores, ácido o agua,
seré espina, roce punzante o suave,
lágrima, sangre o risa. 
Nadie podrá impedir que vuele con mis alas,
que suba o baje, que vuele o ruede,
que se arrastren mis huesos, que se yo,
volveré y contaré como es, donde es,
cielo, tierra, infierno o paraíso,
aire, nubes, planeta indefinido,
o simplemente nada.
Decepción infinita,
Solo entonces me consideraré
definitivamente muerta.   

1 comentario:

  1. ¡Ojalá y vuelvas como ruiseñor! y me cantes al oido tus bellas poesías. Pero que no ande muy cerca mi tocayo no vaya a querer acapararte y me gane yo algún "coski" sin merecerlo.

    ResponderEliminar