Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 28 de abril de 2012

Sacúdeme





Toca mis sueños y despiertame,
roza mis emociones y sacúdeme,
se me ensombrece el alma, se me agita el aliento,
tengo rotas las alas, enfermo el sentimiento.
Atrapa entre tus brazos este cuerpo aterido,
Sosiega entre tus manos mi espíritu turbado.
En mi adentro se agitan fragmentos de ilusiones,
esquirlas de frustraciones, anhelos impedidos y desilusiones.
Cabe en una mirada recóndita,
sedienta y cundida de todos los anhelos,
mi vida entera.

4 comentarios:

  1. Un placer leerte de nuevo paisana...la mochila de la vida se va llenando paulatinamente y sin descanso de anhelos, frustaciones y alegrias.
    Un besote preciosa, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. Hola amiga, hacía tiempo no pasaba por aquí.Hermoso poema, te deso un buen domingo.Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Amigo Fibo, que alegría recibirte en estas vendimias, la mochila de la vida, como bien le llamas, se nutre también con la amistad de los buenos amigos que siempre están presentes.
    Mi gratitud y mi abrazo

    ResponderEliminar
  4. Si que es verdad María Carmen, nos hemos perdido en los vericuetos de la vida, lo más importante son los reencuentros que de vez en cuando nos acercan, te mando un gran abrazo amiga.

    ResponderEliminar