Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 8 de abril de 2012

La noche sabe


 

La noche guarda mi secreto,
a nadie cuento lo que a ella digo,
la noche sabe lo que siento,
ella tiene un joyel donde guarda mis perlas.
Tengo miedo a la noche,
y la culpa no es de ella,
toda la culpa es mía,
porque yo cada noche,
fui tejiendo un rosario
que se quebró en pedazos
que hirieron mis manos
dejándome marcada. 

2 comentarios:

  1. Miuris, la noche es la mejor amiga, la que guarda nuestros secretos y nuestras penas.
    También nos regala los más bellos momentos
    que vivimos, conversando, algún beso robado
    o una pasión con el ser amado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Roberto, apreciado amigo,
    gracias por tu huella en estas vendimias.
    Es cierto, comparto esas opiniones sobre la noche, pero también es cierto que hay noches que dan miedo.

    Un abrazote desde Sevilla

    ResponderEliminar