Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

martes, 20 de marzo de 2012

Ha llegado la primavera!

 

Arribó cuando la noche llegaba casi a su mitad,  su estadía en este hemisferio, estará marcada hasta el 21 de junio, cuando sea destronada por el verano.
La primavera, estación que nos pinta de colores y permea la tierra con caricia de sol ya está aquí para brindarnos largos días de campo, ella es la amante galante de  noches de frescura, la que nos inspira, haciendo de cada frase, una poesía.
El equinoccio de primavera se marca cuando el sol alcanza el cénit desde el plano del ecuador, es cuando se produce ese encuentro que nos hace poetas.
Es una situación en que sol y tierra se hacen cómplices, marzo y septiembre son los meses elegidos para que se realicen sendos equinoccios, difuminándose de igual manera la luz polar en los dos hemisferios.
Para vivirlo a plenitud, no hace falta entenderlo demasiado, solo sentirlo, aunque si sabemos lo que sucede, el fenómeno además de juguetear con nosotros como mariposas haciéndonos cosquillas en la piel y en el alma,  nos produciría una extraña sensación de plenitud.

1 comentario:

  1. Miuris, ¡Feliz primavera!!!, que traiga con ella la inspiración a tus palabras endulzándolas en bellas poesías. Acá comenzamos el otoño con sus colores cálidos y alfombras de hojas en las veredas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar