Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 4 de marzo de 2012

Acaso un día



Allá donde brille la luna,
donde el sol marca el rumbo
y germina la semilla
porque la tierra es fértil y la lluvia abundante.
En el confín de todas las esperas,
en la agreste espesura donde habita la sombra
y en el lecho de un río que ahora es polvo y piedra,
donde el camino se divide en rutas paralelas,
las dudas son espinas, la verdad es pequeña
y la fe se acomoda según la conveniencia
y océanos de hipocresía se interponen,
es posible que un día,
en medio del camino, como un trueno,
la verdad se agigante haciendo sombra
a lo que dicen hoy, que es la verdad,
acaso pase un día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario